Salud mental y equilibrio emocional

[vc_row][vc_column][vc_column_text]\"\"Según estudios realizados por la Organización Panamericana de la Salud en compañía de la Organización Mundial de la Salud se ha demostrado a través de estadísticas que la salud mental en muchas personas se ha visto afectada por la situación que estamos viviendo gracias a la pandemia del COVID-19.

La pandemia prácticamente nos ha obligado a aislarnos, encerrarnos totalmente, ocasionando así que en algunas personas se agudicen algunos síntomas como angustia, ansiedad y cuadros depresivos muy graves y esto sumado a los aumentos de casos de violencia doméstica han incrementado el riesgo que una persona ya sea un menor, un joven como los recientes casos presentados aquí en Maicao, decidan quitarse la vida.

Los padres debemos estar siempre muy atentos a cualquier cambio de comportamiento que nuestros hijos manifiesten, ya que es a través de estos que podemos determinar si algo está bien o no. La mayoría de los suicidios en jóvenes son precedidos de signos de advertencia, ya sean verbales o conductuales, por ejemplo, si tú hijo te dice constantemente que se siente vacío, que se siente una carga para sus padres, reiterativamente está hablando de la muerte y la mayor parte del tiempo se aísla, se encierre en su cuarto o expresa sentirse triste, ese es un signo de alarma.

De igual manera, si en su comportamiento lo nota ansioso, lleno de ira constantemente, es otro signo al que debemos estar atentos, también a los contenidos que ven en internet porque hay algunos jóvenes que investigan cuales son las maneras para quitarse la vida.

Lo importante es que estemos pendientes a estos signos de alarma, estar atentos a cualquier cosa que nos diga algo no está bien, nosotros conocemos a nuestros hijos y sabemos cuál es el comportamiento constante de ellos y cuando esté comportamiento de manera significativa cambia es porque algo está induciendo a que sea así, allí es donde debemos estar prestos y muy pilas.

Mi recomendación para los papitos, también para los que tienen podemos un primo, un hermano menor, un vecino o un compañero de trabajo, si alguien se acerca a ti diciendo que tiene deseos de hablar, que quiere ser escuchado, saquemos el tiempo, se han evitado suicidios simplemente porque esas personas han exteriorizado esos sentimientos negativos y se han sentido escuchados por alguien, desistido de la idea de quitarse la vida.

De otro lado, si observas alguna conducta depresiva o algún cambio en el comportamiento significativo en una persona, no le debe dar pena de buscar ayuda profesional, tenemos la idea irracional de que ir al psicólogo o al psiquiatra es porque estamos locos, no en cualquier momento todos necesitamos ir al psicólogo, nosotros los mismos psicólogos necesitamos algunas veces ir al psicólogo, en algunas ocasiones porque nos cargamos cuando todas las situaciones que nuestros pacientes nos cuentan.

Nosotros tenemos que darle importancia a nuestra salud mental cómo se la damos a nuestra salud física para poder lograr ese equilibrio emocional, el ser humano para poder estar bien tiene que tener un equilibrio entre su salud mental y física, no deje que el tiempo libre de sus hijos sea solo de los aparatos tecnológicos, celulares, tabletas, computador y televisión, no, fomentemos más el tiempo en familia, tener espacios y compartir con ellos. Retomemos nuevamente los juegos de mesa, dominó, parques y sobre todo decirle todos los días a ese ser que está a tu lado, a su hijo, su papá, hermano cuanto lo quiere, cuánto son importante para ellos, que siempre van a tenerlos a ustedes para apoyarlos.

Lethzaida Amador, Psicóloga Clínica de la Unidad Mental de la Clínica Guadalupe[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.