Proteger la lactancia materna, una responsabilidad compartida

\"\"Durante los días 1 al 7 de agosto, todos los años se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, una campaña mundial coordinada por la Alianza Mundial para la Acción de la Lactancia Materna, para este año el tema seleccionado es \”Proteger la lactancia materna, una responsabilidad compartida\”. Este lema busca destacar los vínculos entre la lactancia materna y la supervivencia, la salud y el bienestar de las mujeres, los niños y las naciones.

Los objetivos para este año son:

  • informar a las personas sobre la importancia de la lactancia materna,
  • anclar el apoyo a la lactancia materna como una responsabilidad vital de salud pública, interactuar con individuos y organizaciones para un mayor impacto e
  • impulsar las acciones en la protección de la lactancia materna para mejorar la salud pública.

La leche materna es el alimento ideal, completo y saludable para recién nacidos y niños menores de 2 años o más, brinda muchos beneficios tanto para el bebé como para la madre, la familia e incluso para la sociedad.

Beneficios para el bebé

Dentro de los beneficios para el bebé, tenemos que la leche materna contiene anticuerpos que protegen de enfermedades prevalentes en la infancia como la diarrea, las alegrías,  el asma y las infecciones respiratorias, disminuyendo el riesgo de padecer dichas enfermedades; baja el riesgo de desnutrición, contiene los nutrientes necesarios para su óptimo crecimiento, es de fácil digestión, lo que evita los cólicos en el bebé, tiene los líquidos y electrolitos suficientes para su hidratación, por eso un bebé que es amamantado exclusivamente durante los primeros 6 meses no necesita tomar agua.

También favorece el desarrollo emocional e intelectual y previene problemas de salud mental a futuro, ayuda a desarrollar un lenguaje claro tempranamente, hace que los bebés logren un mejor desarrollo cerebral que les permita tener un mejor desempeño en la escuela, crea un vínculo afectivo con la madre, gracias a ello, los niños y niñas amamantados crecen más felices, seguros y sanos.

Beneficios para la madre

Para la madre también tiene beneficios, entre otros, ayuda a una rápida recuperación después del parto, a quemar calorías adicionales, lo que permite recuperar rápidamente el peso previo al embarazo, previene la depresión postparto a largo plazo y previene enfermedades como la osteoporosis, el cáncer de mama y ovario, disminuye el riesgo de sangrado postparto, además no necesita comprarse ni prepararse ni almacenarse, es un alimento que se puede dar a libre demanda, favorece el ahorro familiar al no tener que gastar en fórmulas lácteas, biberones y demás.

La OPS y la OMS siguen recomendando las pautas estándares de alimentación infantil incluso durante este tiempo de pandemia por COVID-19, estás pautas están relacionadas con el inicio de la lactancia materna dentro de 1 hora después del nacimiento, por eso se le conoce a este proceso como la primera vacuna que recibe el recién nacido, siguiendo con la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad y continuando con la lactancia materna complementaria que ya es con la vinculación de alimentos nutricionales adecuados y seguros para los niños hasta los 2 años o más.

Para las madres positivas de COVID-19 se recomienda que ellas pueden seguir amamantando si lo desean, practicando la higiene respiratoria, el uso de mascarilla, el lavado de manos antes y después de tocar al bebé, la limpieza y desinfección rutinaria de todas las superficies. Cualquier condición particular dentro de su estado de salud debe ser consultado con su médico para que indique o no el proceso de lactancia.

Yurianis Larios: Jefe de Promoción y Prevención

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.