Horario de atención: Lunes a Viernes de 8am a 6pm. Teléfono: 725 4147
Linea Gratuita Nacional: 018000 962 780
Noticias

Semana Mundial de la Lactancia Materna

 

Desde 1992, del primero (1º) al siete (7) de agosto de cada año, se celebra a nivel internacional, la Semana Mundial de la Lactancia Materna, promovida por la Alianza Mundial pro Lactancia Materna, WABA y la Organización Mundial de la Salud.

En el país, esta semana, ha logrado posicionarse en las entidades territoriales con la activa participación de diversos sectores, incluida la comunidad. El propósito de esta celebración es resaltar los derechos de la primera infancia relacionados con la alimentación adecuada y saludable desde el inicio de la vida, principalmente a través de la lactancia materna, reconocida como la mejor práctica natural que contribuye al bienestar de los niños y niñas, la familia y por ende al desarrollo del país. El lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020 es «Apoyar la lactancia materna para un planeta más sano».

  • Beneficios de la lactancia para el bebé

La leche materna contiene todo lo que el niño necesita durante los seis primeros meses de vida, favoreciendo su crecimiento, maduración y salud. Muchos de los componentes de la misma se encargan de protegerle mientras su sistema inmunitario completa su desarrollo, protegiéndole de enfermedades como catarros, bronquiolitis, neumonía, diarreas, otitis, infecciones de orina, etcétera; además de enfermedades futuras como asma, alergia, obesidad, o diabetes, y favoreciendo el intelecto.

  • Beneficios de la lactancia para la madre

La lactancia materna acelera la recuperación, ya que la madre pierde el peso ganado durante el embarazo más rápidamente y es más difícil que padezca anemia tras el parto. También tienen menos riesgo de hipertensión y depresión posparto. La osteoporosis y los cánceres de mama y de ovario son menos frecuentes en aquellas mujeres que amamantaron a sus hijos.

  • Ventajas para la sociedad

La leche materna es un alimento ecológico, lo que significa que no necesita fabricarse, envasarse ni transportarse. Esto supone un ahorro de energía al mismo tiempo que se evita la contaminación del medio ambiente. Además, resulta un ahorro en alimentación a la familia. Puesto que hay una menor incidencia de enfermedades, disminuye a su vez el gasto sanitario.

  • ¿Por cuánto tiempo es necesaria la lactancia materna?

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida, esto garantiza un adecuado crecimiento y desarrollo de todos los niños y niñas. La lactancia materna en los primeros 6 meses provee todos los nutrientes y el agua, que el bebé necesita.

  • ¿Qué significa lecha materna exclusiva?

La lactancia materna exclusiva significa dar al bebé solamente leche materna sin ningún otro líquido o sólido, ni siquiera agua. Se permite la administración de gotas, suero, jarabes o medicamentos, previamente formulados por personal médico.

  • ¿Cuál es la mejor posición para amamantar?

Lo más importante es que mamá y bebé estén cómodos. Existen varias posiciones que la madre puede elegir, entre ellas: sentada, acostada, en posición de sandía o fútbol Americano útil en gemelos. En esta última posición él o los bebés están a cada lado de la madre, de tal manera que la madre sostiene las cabezas de los bebés con sus manos frente a sus pechos, el cuerpo del bebé y los pies están hacia atrás. Ayuda mucho utilizar almohadas para apoyar los cuerpos de los bebés.

 

Estos son los cuatro puntos claves durante la lactancia materna:
  • La cabeza y el cuerpo del bebé están alineados, porque el bebé no puede succionar ni deglutir con facilidad si tiene la cabeza de lado, torcida o inclinada.
  • El bebé está en contacto con el cuerpo de la madre.
  • El cuerpo entero del bebé es sostenido por el brazo de la madre que se coloca a lo largo de su espalda, especialmente si es pequeño.
  • Acercamiento del bebé al pecho, nariz al pezón de la madre.

 

  • Lactancia materna durante la pandemia de COVID-19

La OPS / OMS continúa recomendando que durante la pandemia de COVID-19 se sigan las pautas estándares sobre alimentación infantil. Éstas son:

  • iniciación de la lactancia materna dentro de la hora siguiente al nacimiento,
  • lactancia materna exclusiva hasta que los bebés tengan seis meses de edad,
  • continuación de la lactancia materna, junto con alimentos complementarios nutricionalmente adecuados y seguros, hasta los dos años de edad o más.

 

Preguntas Mas Frecuentes Frente A La Pandemia COVID-19

  • ¿Puede transmitirse la COVID-19 por Lactancia Materna?

El virus activo causante de la COVID-19 (virus causante de la infección) no se ha encontrado en la leche materna. Hasta la fecha no se ha detectado la transmisión de la COVID-19 a través de la leche materna ni el amamantamiento. No existen motivos para evitar la lactancia materna ni interrumpirla.

  • ¿Deben las madres amamantar a sus hijos en las comunidades con prevalencia de COVID-19?

Sí. En todos los entornos socioeconómicos, la lactancia materna mejora la supervivencia de los neonatos y lactantes y les proporciona beneficios de salud y desarrollo que duran toda la vida. La lactancia materna también mejora la salud de las madres.

  • Tras el parto, ¿debe colocarse inmediatamente al bebé piel con piel sobre la madre para que esta lo amamante si existe sospecha o confirmación de que la madre

Sí. Los cuidados inmediatos y continuados piel con piel, y en particular la técnica de la «madre canguro», mejoran la regulación de temperatura de los neonatos y se asocian a una mayor supervivencia neonatal. Además, colocar al recién nacido junto a la madre permite una iniciación temprana de la lactancia materna, lo que también reduce la mortalidad.

Los numerosos beneficios del contacto piel con piel y de la lactancia materna superan sustancialmente los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados a la COVID-19.

  • ¿Pueden amamantar las mujeres con sospecha o confirmación de COVID-19?

Sí. Las mujeres con COVID-19 presunta o confirmada pueden amamantar si lo desean, aplicando las siguientes medidas:

    • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un gel hidroalcohólico, especialmente antes de tocar al lactante;
    • Utilizar una mascarilla médica durante todo contacto con el lactante, en particular mientras lo amamantan;
    • Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo al estornudar o toser, tras lo cual deben desecharlo inmediatamente y lavarse las manos;
    • Limpiar y desinfectar sistemáticamente todas las superficies que toquen.
    • Es importante sustituir la mascarilla médica en cuanto empiece a humedecerse y desecharla inmediatamente. No se debe reutilizar la mascarilla ni tocar su parte frontal.
  • Si una madre con COVID-19 presunta o confirmada no dispone de mascarillas médicas, ¿debe amamantar a su bebé a pesar de ello?

Sí. La lactancia materna reduce incuestionablemente la mortalidad de los neonatos y lactantes y les proporciona numerosos beneficios para la salud y el desarrollo cerebral que duran toda la vida.

Se recomienda que las madres con síntomas de COVID-19 utilicen una mascarilla médica, pero incluso aunque esto no sea posible se debe mantener la lactancia materna. Las madres deberán practicar no obstante las demás medidas de prevención de infecciones, como lavarse las manos, limpiar las superficies que toquen y cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo al estornudar o toser.

Las mascarillas higiénicas (por ejemplo, caseras o de tela) no se han evaluado. En este momento no es posible recomendar ni desaconsejar su uso.

  •  ¿Tengo COVID-19 presunta o confirmada y me encuentro demasiado enferma para amamantar a mi bebé. ¿Qué puedo hacer?

Si está demasiado enferma para amamantar a su bebé debido a la COVID-19 o a otras complicaciones, debe recibir apoyo para proporcionar leche materna a su bebé de una forma viable, posible y aceptable para usted. Algunas opciones para ello son:

    • uso de sacaleches;
    • leche materna procedente de donantes.

Si el uso de sacaleches o la donación de leche materna no son viables se puede plantear la posibilidad de recurrir a un ama de cría (otra mujer amamanta al niño) o a la lactancia artificial. En este último caso se deberán adoptar medidas para asegurarse de que sea viable, segura y sostenible y de que el producto se prepare correctamente.

  • Tuve COVID-19 presunta o confirmada y no pude amamantar, ¿cuándo puedo volver a hacerlo?

Puede empezar a amamantar cuando se sienta suficientemente bien para hacerlo. No hay ningún periodo de espera establecido después de haber padecido COVID-19 presunta o confirmada. No hay datos científicos que indiquen que la lactancia modifique el curso clínico de la COVID-19 en las madres. Deberá usted recibir apoyo de los profesionales sanitarios o de una asesora de lactancia para reanudar la lactancia materna.

  • Tengo COVID-19 presunta o confirmada. ¿Es más seguro alimentar a mi bebé con leche artificial?

No. En todos los entornos, alimentar a neonatos y lactantes con leche artificial conlleva algunos riesgos. Estos riesgos aumentan cuando se ven comprometidas las condiciones del hogar o la comunidad: por ejemplo, si existe un acceso reducido a los servicios sanitarios en caso de enfermedad del bebé o un acceso reducido al agua potable, o si el acceso a la leche artificial es difícil o no está garantizado en condiciones asequibles y sostenibles.

Los numerosos beneficios de la lactancia materna superan sustancialmente los posibles riesgos de transmisión y enfer No. En todos los entornos, alimentar a neonatos y lactantes con leche artificial conlleva algunos riesgos. Estos riesgos aumentan cuando se ven comprometidas las condiciones del hogar o la comunidad: por ejemplo, si existe un acceso reducido a los servicios sanitarios en caso de enfermedad del bebé o un acceso reducido al agua potable, o si el acceso a la leche artificial es difícil o no está garantizado en condiciones asequibles y sostenibles.

Los numerosos beneficios de la lactancia materna superan sustancialmente los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados al virus de la COVID-19.medad asociados al virus de la COVID-19.

Publicación anteriorPublicación siguiente

Deja un comentario