Riohacha, 27 de noviembre de 2018 En el cierre de las sesiones del último periodo ordinario de la Asamblea Departamental, los diputados se entregaron  12 condecoraciones a personas destacadas en diferentes sectores  de este departamento, entre quienes fueron exaltadas,  se encuentra   Beda Margarita Suárez, gerente de la EPSI Anas Wayuu.

La Asamblea de La Guajira  otorgó  la medalla "Luis Antonio Robles", a quienes consideraro en plenaria, por su trayectoria, capacidad y mostrar una imagen favorable del departamento a nivel nacional o internacional.

En el caso  de Beda Margarita Suárez, fue tenida en cuenta por  su amplia trayectoria  como representante del sector salud a nivel departamental, nacional e internacional. Desde hace 11 años, viene trabajando para   llevar a Anas Wayuu a ocupar los primeros lugares a nivel nacional, siendo la  EPS subsidiada número uno en el país en atender las necesidades de sus afiliados.

Actualmente representa  de manera destacada  a La Guajira a nivel nacional y a Colombia en estamentos de orden internacional como el Banco Interamericano de Desarrollo, la Universidad de Manitoba Canadá y países como Argentina, Chile y Panamá, que ven como un ejemplo a seguir la institución que dirige está médico Wayuu, de la casta Uriana, por lo que la proposición en la duma no tuvo discusión para otorgarle  esta distinción, la más importante del departamento de La Guajira.

Se anota que la proposición fue presentada por el Diputado Eimer Rodríguez y respaldada por unanimidad por los miembros de la corporación.

Al encuentro asistieron los doctores Yves Chapak, Vicepresidente de la Sociedad Francesa de Salud Pública; Claude Daniel Betss, Presidente de la Sociedad Panameña de Salud Pública y Betinna Borisch, Ejecutiva de la Federación Mundial de Asociaciones de Salud Pública WFPHA y coautora de la Carta Global.

Como delegada por Colombia para el Grupo Internacional de Trabajo en Salud indígena y miembro de la Asociación Colombiana de Salud Pública, la gerente de la EPSI, destacó que hoy se mira con buenos ojos el tema de salud intercultural y sobre todo porque se incluye un término muy valioso como lo es la antropología intercultural. 

Entre otras conclusiones destacó que la interculturalidad es un espacio de convergencia entre dos conocimientos, en este caso, entre la medicina tradicional wayuu y la alópata, las cuales se ubican de manera equitativa, ninguna de las dos disciplinas está sobrepuesta sobre otra, ambas implican transferencia de conocimientos, reconocimiento del ejercicio de la medicina, tanto tradicional como alópata y demanda un ejercicio responsable de convivencia entre ambas culturas.

Adicional a ello, la salud intercultural debe ser una política de Estado que implique la adecuación socio cultural de los servicios de salud a las comunidades indígenas, que respeten y tengan en cuenta que las prácticas ancestrales son desarrolladas en el contexto al interior de las comunidades.

Cuando se habla de salud intercultural se reconocen varios componentes, uno la gobernanza en las comunidades indígenas; demanda mucha protección por parte del Estado; empoderamiento de las instancias de mismo para las comunidades, para que ellos en el ejercicio de su autodeterminación puedan generar planes ajustados a sus usos y costumbres, con el fin de dar respuesta y ser resolutivos en un tema de salud intercultural y alópata.

A partir de lo anterior, se presentan retos para el sistema de salud, reconocer que existen unas prácticas que no tienen una evidencia científica, pues no tienen como explicar la práctica del ritual o la invocación espiritual de una médica tradicional, que puede sanar de manera integral una persona, en su cuerpo, su alma, su espíritu.

Además, considerar que cuando se hable de salud intercultural, se debe hacer no solo con el enfoque individual que tenemos ahora, sino pensar en lo colectivo.

Finalmente, otro reto fundamental es la articulación entre los sectores, no se puede hablar de salud si no hay una intervención de los determinantes sociales, como el agua, las vías, la educación para las comunidades, y garantizar los mecanismos de participación ciudadana.

Todos esos elementos se deben tener en cuenta para trabajar en una adecuada política de salud intercultural que va a traer consigo más salud al interior de las comunidades y empoderamiento y gestión por parte de los mismos.

1

Foto: Mesa de trabajo sobre sobre salud intercultural. La gerente de ANAS WAYUU, Beda Margarita Suárez Aguilar, junto con el Dr Hugo Sotomayor, Presidente de la Sociedad Colombiana de Medicina, participaron como panelista en el Encuentro de Diplomáticos de la Carta Global, Salud Pública Intercultural.

VISITA

La visita fue propiciada y acompañada por el Banco Interamericano de Desarrollo –BID- para dar a conocer la gestión del empresariado social indígena que atiende la solicitud en un alto porcentaje de la población wayuu en el departamento de La Guajira.

Entre los asistentes se contó con médicos ancestralesy funcionarios del gobierno de los países visitantes.

Los miembros de las delegaciones reconocieron el trabajo de la EPS Indígena al ser considerada por el BID un referente internacional de salud indígena al desarrollar un modelo de atención en salud con calidad y con enfoque diferencial de acuerdo a los usos y costumbres de la etnia wayuu.

El encuentro fue un compartir de saberes entre tres culturas ancestrales: Mapuche, Emberá y Wayuu que luchan por salir adelante sin perder la identidad, manteniendo viva sus tradiciones y brindando salud a su pueblo.

La visita se desarrolló en diferentes espacios tales como la clínica Wayuu Asocabildos y la IPSI  Sumuywajat, con el objetivo de ahondar el conocimiento sobre salud para los pueblos indígenas

Con una campaña con sus funcionarios, Anas Wayuu EPSI conmemoró el Día de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres y las Niñas, esto con el fin de crear conciencia sobre la importancia de la prevención y la acción en contra de este flagelo silencioso que ataca a la sociedad actualmente.

Con letreros  que muestran un contundente rechazo a toda manifestación violenta, la EPSI Anas Wayuu se unió a la campaña mundial que busca un cambio en la población y una manera de que quienes son víctimas de la violencia se motiven a romper el silencio.

Una de cada 3 mujeres puede sufrir de abuso y violencia durante su vida. Esto es una abominable violación a los Derechos Humanos, pero continua siendo una de las pandemias más invisibles y poco conocidas de nuestros tiempos.

Articulo publicado en La GuajiraHoy,com

Por

 Redacción La Guajira Hoy.com

 -

2 noviembre, 2018

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

 

 

Aspecto de la reunión que se realizó en la Ipsi Anas Wayuu con funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo e indígenas de Panamá y Chile. En la gráfica se observa Beda Margarita Suárez Aguilar, cuando tenía el uso de la palabra.

Calificado como una experiencia enriquecedora que busca fortalecer los conocimientos y las prácticas de la medicina tradicional, se llevó a cabo el encuentro de saberes entre doctores y líderes indígenas en compañía del Banco Interamericano de Desarrollo.

El encuentro se desarrolló en las instalaciones de la Epsi Anas Wayuu en el municipio de Maicao, la cual fue escogida para compartir las experiencias y estrategias aplicadas para llevar atención de calidad a la comunidad indígena sin dejar de lado sus tradiciones.

  

Beda Margarita Suárez Aguilar.

 “Para nosotros ha sido de mucho agrado recibir la visita otros pueblos indígenas y de altos funcionarios de la Banca Multilateral, hemos tenido la oportunidad de dar a conocer nuestro modelo de aseguramiento que es una iniciativa del empresariado social indígena, se han mostrado muy interesados y tienen la intención de conformar instituciones que garanticen la salud en sus territorios teniendo en cuenta la particularidad de los pueblos que ellos representan”, indicó Beda Margarita Suárez Aguilar.

Señaló que del Banco Interamericano de Desarrollo han manifestado interés en las estrategias aplicadas por Anas Wayuu como empresa con 17 años de experiencia en la promoción de salud indígena y se encuentran en la búsqueda de implementarla y adecuarla a la realidad socio-cultural de los pueblos que representan.

Para Sara Omi Casama, presidente del congreso general Emberá Alto Bayano en Panamá, “esta iniciativa surge desde los mismos pueblos indígenas para la construcción de un plan de desarrollo integral con un enfoque cultural y estar acá es conocer esa experiencia para aplicarla, ya que hemos iniciado un proyecto con el Banco mundial enfocado en infraestructura y gobernanza territorial una aspecto importante para el desarrollo de los pueblos indígenas donde se respeten sus derechos y se brinde atención con calidad de servicio”.

Sara Omi Casama.

El encuentro contó con la presencia de representantes de los pueblos indígenas de Chile: Andi Evelyn Campos y Juan Pardo Maliqueo, de Panamá: Sara Omi Casama y Faura Dawson, catedrático de la universidad de Manitoba Canadá y funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo.

Esta delegación estará durante varios días de encuentro visitaran diferentes entidades y organizaciones que trabajan en pro del bienestar de los pueblos indígenas, para hoy viernes visitaran una comunidad Wayúu donde compartirán experiencia desde el campo de acción.

Scroll to top